Home / HECHO EN MÉXICO / “Tenemos que armarnos todos”
Familiares y amigos de los nueve integrantes de la familia LeBaron lloran su pérdida / Foto Internet

“Tenemos que armarnos todos”

La masacre de los Lebaron enciende los ánimos de la comunidad mormona de Chihuahua
El País
Rancho la Mora (Chihuahua).- La masacre de los Lebaron ha encrespado los ánimos de la comunidad mormona de Galeana, Chihuahua, y puntos circunvecinos. Tanto que, aseguran, es hora de armarse contra quien atente contra su seguridad.
Es lo que se respira en el rancho La Mora (Chihuahua, norte de México), uno de los lugares más emblemáticos de los mormones, cuyos orígenes en estas tierras del norte de Chihuahua y de México se remontan a los 30’s del siglo pasado. 
Si antes la seguridad era parte de la rutina, ahora aparece como la preocupación principal. Antes de un monumental asado que preparan los moradores de La Mora, bajo un perezoso sol vespertino, el general Alberto Nava, encargado de coordinar la seguridad en la zona hablaba con algunos vecinos del rancho, sobre los días que vendrían. Primero, la seguridad de sus familias, que empezaban a llegar en peregrinación desde diferentes puntos de México y Estados Unidos. Y luego, la peregrinación de este viernes, cuando los LeBarón volverán con el cuerpo de Rhonita a Galeana, en Chihuahua, donde nació. El mismo camino donde la mataron. Nava les dio tranquilidad y les dijo que tratará de mantener una base de 30 hombres en el rancho durante las próximas semanas.
Después de que el general Nava se fuera, los ánimos se exacerban. Pablo Langford, uno de los fundadores de La Mora, de 75 años, trataba de buscarle una explicación a lo ocurrido. “Yo apoyé a López Obrador, pero ¿ahora? O se está equivocando o es un cobarde. No puedes perdonar a los matones. Tienes que ir a por ellos”. La violencia nunca llegó aquí de la forma en que llegó el lunes y al señor Langford no le vale la política pretendidamente pacifista del Gobierno. Entiende que la violencia aumentó igual durante los Gobiernos anteriores, el de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. ¿Su solución? “Tenemos que armarnos todos”. El hombre, de barba y cabello blancos, los ojos hundidos, apenas dos ranuras brillantes en la cara, reflexiona y añade: “¿Sabes qué? No debería decir esto, pero habría que acabar con el 60% de la población. Aquí y al otro lado de la frontera. Es la corrupción, han dejado entrar a la mafia. Está todo tomado”.
Decenas de amigos de los mormones han visitado la camioneta incendiada donde fueron acribillados varios integrantes de la familia LeBaron / Foto Internjet
A eso de las 18.00, una camioneta enfila el camino de entrada al rancho. Vienen de Bacerac, un pueblo a 45 minutos del rancho, en la ruta hacia Hermosillo. Del asiento del copiloto desciende un muchacho desgarbado, alto y grueso como el tronco de una ceiba. Pantalones de mezclilla, playera azul celeste y gorra. Se baja dando gritos en inglés, maldiciendo a los fiscales, que le han tenido horas tomándole declaración y le han hecho firmar decenas de hojas antes de irse. Se llama Andrew Langford y fue el primer vecino de La Mora en darse cuenta de que algo andaba mal. Uno de los ataques sucedió a unos cientos de metros de donde estaba él. Rhonita y sus cuatro hijos murieron asesinados literalmente ante sus ojos. Más adelante, fallecieron otras dos mujeres, Christina Langford Johnson y Dawna Ray Langford, y dos menores más de la familia LeBarón, un gran clan mormón que vive en Chihuahua. 
El lunes, Andrew fue a buscar el coche de Rhonita. Se había averiado cuando acababan de tomar la carretera a Chihuahua. Rhonita había cambiado de camioneta y ya enfilaba la ruta con sus hijos. Mientras trataba de arreglar la otra, Andrew escuchó la explosión del carro, el de Rhonita, que apenas se había alejado un kilómetro. Vio el humo. Andrew regresó al rancho a toda prisa y avisó a la familia. Cuando volvió con los demás y pudieron llegar al vehículo, se dieron cuenta de la tragedia. Rhonita y los niños quemados, la puerta del piloto llena de agujeros de bala. La versión oficial difundida por el Gobierno atribuye la masacre a un enfrentamiento entre carteles. Según aseguró este martes el general Homero Mendoza, los vehículos de la familia LeBarón fueron confundidos por sicarios del cartel La Línea con miembros de un grupo rival.
Sentado en una mesa blanca, con una cerveza en la mano, Andrew dice: “Mire, nosotros nunca habíamos tenido un problema con ellos. Conocemos a los del cartel de aquí y si tú no les haces nada, ellos no te hacen nada. Pero ahora…”.
Familiares y amigos han asistido esta mañana al servicio fúnebre por Dawna y dos de sus hijos en el rancho. A eso de las 14.00 (hora local), los ataúdes, que fabricaron en la carpintería de la comunidad, salieron del sepelio rumbo al panteón. Cargaron las cajas en camionetas y las llevaron a un extremo del rancho.
Esta tarde se celebrarán los funerales por Rhonita y sus cuatro hijos. Adrian LeBarón, el padre de Rhonita, andaba estresado esta mañana, consiguiendo las actas de defunción y los permisos para trasladar los cadáveres. Mañana temprano, una enorme comitiva de camionetas saldrá de aquí rumbo a Galeana, con los ataúdes. Allí los enterrarán.
Los habitantes de la comunidad mormona del norte de México se sienten indefensos / Foto Internet
Ahora no saben y se sienten indefensos. Las horas que tardaron en llegar las autoridades, la frustración de no poder actuar, la sorpresa del ataque después de años de convivencia pacífica. De tolerancia al menos. Las sospechas de que el ataque fue obra de un grupo de fuera. Todo eso les hace pensar en cómo hacer ahora, cómo reaccionar.
Desde el lunes, Kendra Lee Miller, 27, se ha convertido en una especie de vocera para los medios de Estados Unidos. Apareció en el programa de Anderson Cooper en CNN y a cada rato la buscan para pedirle algo.
Sentada a la misma mesa que Andrew, Kendra cuenta que iba a casarse el lunes que viene, 11 de noviembre. Tuvieron que cancelarla. Justo este lunes, antes de irse, Rhonita, su cuñada, entró a su cuarto a consultarle sobre los vestidos de las damas de honor. Kendra no recuerda bien cómo fue la conversación, todavía estaba medio dormida, pero sí que fue la última vez que habló con ella. “Estamos hartos de la política de abrazos no balazos”, dice, en referencia al mantra del presidente, Andrés Manuel López Obrador, repetido hasta la saciedad, símbolo de su estrategia de seguridad. Desde el principio, López Obrador ha dicho que no combatirá la violencia con más violencia. Ante situaciones como la que vivieron el lunes, la mujer responde: “That’s bullshit”.
En la línea de lo que planteó el martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre una posible colaboración de aquel país en la “guerra contra las drogas” en México, Kendra dice que es totalmente necesario. “La gente que hizo eso son terroristas”. Kendra va más allá. Dice que va a dedicar el resto de su vida a cabildear a favor del derecho de los mexicanos a portar armas, al estilo de lo que ocurre en Estados Unidos. “Es la única manera de protegernos, porque aquí sabemos que las autoridades son corruptas”.

About admin

Check Also

Reynas lideran el soccer femenil

Las Queens derrotan 2-1 a The Jedi’s y se ponen al frente de la Liga …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *